ZULLA COMUN INOCULADA Ampliar

ZULLA COMUN INOCULADA

Leguminosa perenne que no tolera el frío y que su duración esta directamente relacionada con el clima ya que podría comportarse como anual en condiciones adversas. Prefiere los suelos arcillosos. Su aprovechamiento es normalmente para siega a pesar de que ofrece una elevada resistencia al pastoreo.
Si su aprovechamiento es a diente se tienen que tomar precauciones debido a que puede causar meteorismo.

Si es la primera vez que usted va a sembrar Zulla o ha pasado un largo periodo de tiempo desde su cultivo de Zulla se recomienda sembrar Zulla inoculada. 

Más detalles

Pertenece a la familia de: pradera y forrajeras

Categoría SEMILLAS

APROVECHAMIENTO:

1. Como cultivo forrajero, y/o para la producción de heno o ensilado. Se puede realizar un único corte para heno o ensilado el primer año del cultivo en primavera. En el segundo año de cultivo, se puede optar por realizar también un único corte o dos. Si se opta por un sólo corte este sería en primavera y si se realizan dos cortes uno sería en primavera temprana y el otro en mayo-junio, en función de la localidad. La oferta de forraje en el mercado, principal factor de los precios, será el criterio para optar por uno o dos cortes.
2. Como cultivo pratense. Para lograr el máximo aprovechamiento de la riqueza alimenticia de la zulla su aprovechamiento se debe realizar cuando la planta adquiera una altura aproximada de 30-40 cm, no debiéndose pastar por debajo de 10 cm ya que esto demoraría el rebrote.
3. Como abono verde en el segundo año del cultivo debido a su gran producción de materia seca.
4. Como donadora de nitrógeno en sistemas de cultivo mixto.

REQUERIMIENTOS EN SUELO Y CLIMA

Esta especie es típica de zonas meridionales mediterráneas de inviernos suaves, dotada de una limitada resistencia a los rigores invernales y a las heladas primaverales. Se considera que el clima óptimo es el templado mediterráneo y generalmente se desarrolla por debajo de los 400 metros de altitud. No obstante, es posible su implantación en otras condiciones de altitud y climáticas si se garantiza una buena inoculación con cepas adecuadas de Rhizobium.

En cuanto a sus necesidades hídricas, éstas oscilan entre los 400-800 mm anuales, siendo cultivada principalmente en condiciones de secano.
Se encuentra perfectamente adaptada a suelos arcillosos calcáreos, ricos y profundos, aunque se obtienen también buenos resultados de producción de forraje en terrenos pobres y compactos. Se recomiendan suelos de pH superiores a 6.5 y de textura franca a arcillosa.

SIEMBRA

La siembra se puede realizar con una sembradora de cereales, teniendo en cuenta que debido al pequeño tamaño de la semilla debe de hacerse muy superficial entre 1-2 cm.
Es aconsejable la preparación de un buen lecho de siembra con objeto de favorecer una buena nascencia e implantación. En manejo convencional se recomienda una primera labor profunda, seguida de los pases necesarios de cultivador para conseguir una óptima cama.
La dosis de siembra variará según se trate de semilla descascarillada o de semilla con vaina (cáscara). Para semilla descascarillada la dosis recomendada puede oscilar entre 10 y 20 kg/ha (dependiendo del peso de los 1000 gramos de ésta) mientras que para semilla con cáscara la dosis de siembra se deberá aumentar de 20 a 40 kg/ha.

Así como ocurre con otras leguminosas, en zonas centrales y del norte de España, su siembra se recomendaría una vez pasados los rigores invernales, en la última semana de febrero o principios de marzo. Mientras en zonas del sur y levante su siembra se realizaría en otoño, desde mediados de octubre hasta mediados de noviembre en función de las localidades, y de la problemática de posteriores heladas.

Recomendación: Un condicionante para lograr una buena implantación del cultivo es la necesidad de inocular la semilla con su Rhizobium específico (Rhizobium sullae), bien de forma artificial o bien “enzullando”; es decir, mezclando la semilla con “tierra de zulla”. Esta práctica sólo se realizará cuando se vaya a sembrar por primera vez en un terreno, o haya pasado un largo periodo de tiempo desde su cultivo.

Información obtenida de Guías de cultivo. Serie leguminosas: la zulla. / [Córdoba EM; González- Verdejo CI; Martínez C; Nadal S.]. – Córdoba. Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera, 2013.

Para acceder a las hojas de registro, contacto con nuestro experto, precios y áreas de clientes es necesario estar registrado.

Productos relacionados:

ALFALFA ALTIVA

Semillas de alfafa, poseen las características generales de dicha variedad pero la superan en producción y en calidad forrajera, grado de...

AVENA SAIA

Planta de porte muy alto, gran capacidad de ahijamiento, se puede utilizar como monocultivo o también asociado a otras especies, su...